Brasil, Rusia, India y China ¿y estos,qué pintan?

EL MUNDO YA NO ESTÁ EN CRISIS PERO EUROPA SI

divisas-de-mercados-emergentes

La Crisis financiera del 2008 se desató de manera directa debido al colapso de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos en el año 2006, que provoco aproximadamente en octubre del 2007 la llamada crisis de las hipotecas subprime. Las repercusiones de la crisis hipotecaria comenzaron a manifestarse de manera extremadamente grave a inicios del 2008, contagiándose primero al sistema financiero estadounidense, con la quiebra de Lehman Brothers, y después al internacional, teniendo como consecuencia una profunda crisis de liquidez, y causando, indirectamente, otros fenómenos económicos, con una crisis alimentaria global, diferentes derrumbes bursátiles y, en conjunto, una crisis económica a escala internacional.

SITUACIÓN ACTUAL:

Más  de cinco años después la situación es muy diversa y los cambios significativos, como he dicho al empezar, el mundo está creciendo y con ello países que hasta el momento habían pasado desapercibidos o habían sido ignorados, son ahora los países emergentes, los cuales, llevan gran peso en el comercio internacional, todo ello debido a diferentes causas.

La creciente importancia de los mercados emergentes y los países en desarrollo (economías emergentes) es muy notoria tanto en términos demográficos y económicos, como a nivel macro y micro económico.

PERSPECTIVAS DE LA ZONA EURO:

Desde la perspectiva de la zona del euro, el creciente papel de las economías emergentes presenta diversas oportunidades. En particular, el vigoroso crecimiento de estas economías aumenta la demanda de diversos bienes y servicios comerciables respecto de los que la zona del euro cuenta con ventajas comparativas. La competencia de los mercados emergentes refuerza también los incentivos para progresar en la aplicación de reformas estructurales en la zona del euro, que son necesarias en cualquier caso.

PERSPECTIVA DE FUTURO:

Ese año, la riqueza mundial será de 138 billones de dólares. De ellos, Occidente habrá «fabricado» 56 billones, y 82 billones serán obra de los hoy llamados emergentes. Solo Brasil, Rusia, India y China aportarán unos 50 billones. China, que actualmente representa el 9% de la producción global, será en 2030 el 23% del total. Y Estados Unidos, hoy la primera potencia, pasará de tener el 24% al 17% del PIB mundial. «A lo largo de la historia, China siempre ha estado en el centro del universo; ahora solo estamos volviendo a la normalidad», dijo Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

Explicar qué han hecho los emergentes para llegar a esta situación es hablar de la receta contraria a la que aplicó el mundo desarrollado en los años de bonanza. En otras palabras, evitar los excesos. Y sortear esa costumbre tan humana de tropezar dos veces en la misma piedra.

www.labolsa.com

Saludos del arquitecto camuflado