El ‘stock’ de viviendas sin vender en España

Sólo con mirar el gráfico, nos damos cuentas de las barbaridades que hemos cometido.

1382989358_954411_1382989369_noticia_normal

 

El final en 2009 de la fiesta inmobiliaria dejó en España una resaca de casi 500.000 casas de más, un exceso de stock de vivienda nueva desocupada y sin demanda. El ritmo de la oferta ha ido menguando a medida que el valor del ladrillo se desinflaba. Pero los activos inmobiliarios acumulados desde entonces, en su mayoría en manos de las entidades financieras, no tienen una salida fácil en un mercado prácticamente seco de crédito. El empacho aún durará años. Al menos hasta 2017.

Y ahora yo me pregunto, ¿existe solución a todo este exceso de construcción inmobiliaria? Como dice Arturo Pérez Reverte, no siempre hay soluciones, pero podemos llamarlas mecanismos, intentos, posibilidades, vías, aventuras por correr, pero soluciones…

De todas formas, habrá que seguir “construyendo” un futuro mejor para las generaciones presente y futura, pero lo que está claro, es que, los excesos nunca han sido buenos, sin embargo,  sin actividad comercial e innovación no hay salida, así que afrontemos lo que nos venga por delante y a por todas.

El arquitecto camuflado