Y… ¿POR QUÉ ESTUDIAS ARQUITECTURA?

Imagino que si eres estudiante de arquitectura habrás oído cientos de veces esa misma pregunta. Hay muchas formas de responderla pero pocas se salen de los tópicos de siempre y encuentran la verdadera razón.

Si retrocedemos unos cuantos años de nuestra vida, nos damos cuenta que con diecisiete años y recién salidos del colegio tenemos que hacer frente a una decisión que puede influir de manera abrumadora en nuestro porvenir. Tenemos que elegir que queremos estudiar.

Mi decisión fue clara y firme, quería estudiar arquitectura.

Una de las cosas que recuerdo de primero de carrera fue la pregunta que hizo mi profesora de introducción a la arquitectura. ¿Por qué estudiáis arquitectura? La gente divagaba con respuestas de todo tipo, eso sí muy coherentes, al fin y al cabo, quién puede quitarle la razón a un joven que está dispuesto a comerse el mundo. Llegado mi turno, solo pude decir: ¿Y por qué no? Posiblemente no sea una respuesta del todo acertada pero mi profesora volvió a insistirme. En ese momento me quede en blanco, sin saber que responder, por muy fácil que resulte responder no tenía argumentos firmes para hacerlo.

Años atrás me he ido haciendo esa misma pregunta constantemente, muchas de ellas sin encontrar respuesta pero…
Pienso que gran parte de nuestra persona está formada por lo que hemos vivido, visto o “mamado” de nuestro entorno, pasado el tiempo nos hacemos a nosotros mismos como una mezcla de pasado y curiosidad, curiosidad por perseguir nuestros sueños y por hacer realmente lo que queremos.
Creo que la mejor forma de responder a esa pregunta es expresando lo que el tiempo me ha enseñado:

caja_madrid_tower
Me gusta no tener límites, me gusta convertir un papel en blanco en una hoja con millones de garabatos, me gusta sentarme a mirar lo que me rodea, me gusta como la gente convierte la arquitectura en un arte, me gusta no dormir por la noche si tengo que proyectar, me gusta perder el tiempo pensando en mis “cosas arquitectónicas”, me gusta la buena música con papel y lápiz, me gusta caminar por la quinta avenida y tener agujetas en el cuello de tanto mirar, me gusta ver la fontana de Trevi con un buen helado o cenar con la torre Eiffel, me gusta dejarme sorprender por un buen edificio, me gustan las discusiones entre arquitectos, me gusta documentarme y apreciar cosas que no veía, me gusta imaginarme que construimos ilusiones, me gusta pensar que lo nuestro perdura en el tiempo, me gusta dejar huella por donde paso, me gusta verme reflejado en mis proyectos, me gusta acabar lo que me propongo, me gusta y me cuesta hacer el PFC.
En resumen y respondiendo a tu pregunta profesora, no sé porque estudio arquitectura pero ahora si puedo responderte diciendo. No tengo la más remota idea de por qué decidí estudiar arquitectura pero ME GUSTA.
Buenas noches, del arquitecto camuflado.